sábado, 12 de marzo de 2022

Pesto negro






 Leí una receta de pesto negro y me pareció muy interesante. Como tenía aceitunas de aragón que estaban en mi nevera tiempo, pensé que era un buen momento para elaborar pesto negro.

Ingredientes: 

- buen puñado de aceitunas negras (las tenía de aragón y con hueso. Son más aromáticas y delicadas que otras negras que hay en el mercado pero claro, las que no llevan hueso ahorran un buen trabajo)

- avellanas (como no tenía bastantes piñones para la cantidad de pesto que iba a hacer, me decidí por poner avellanas)

- buen puñado de hojas de albahaca

- pizca de sal

- aove

- algo de parmesano (ya le añadiré más queso cuando lo vaya a utilizar. Este va a ir directamente al congelador).

La elaboración es bien sencilla. Me compliqué un poco con las aceitunas con hueso pero vale la pena. Triturar las avellanas, las aceitunas deshuesadas, los piñones, las hojas de albahaca con una pizca de sal y un buen chorro de aceite de oliva extra virgen. 

Distribuir en tarros bien limpios. Poner un buen chorro de aceite para cubrir la mezcla. Tapar bien y al congelador. 

Sólo falta hervir la pasta y añador este pesto con una buena cantidad de queso parmesano.

lunes, 31 de enero de 2022

Pan sin gluten con prefermento de Teff




 Desde que leí el post de mamafermenta, he vuelto al proceso que solía utilizar para hacer pan con gluten y cada vez me gusta más el resultado, tanto en sabor, como textura y, sobre todo, en el poco trabajo que da.

Olvidé hacer el prefermento el día anterior pero supuse que se activaría a temperatura ambiente (estaba en la cocina e iba a cocinar). Para hacerlo utilicé lo siguiente.

Prefermento

105 gr agua

105 gr teff

8 gr levadura fresca

Mezclar bien con un tenedor, tapar el recipiente y dejarlo que repose y que se haga la magia.

Estuvo a temperatura ambiente desde las 11h hasta 19h

Esa tarde comencé a hacer el pan sabiendo que lo cocería al día siguiente. Las cantidades que utilicé fueron: 

425gr mix harinas Mercadona

75gr harina de arroz

15gr psyllium

12gr sal

600gr agua

Mezcla de semillas y lino dorado

Y el preferemnto que había crecido y estaba lleno de burbujas.

Mezclar todo bien con una espátula para introducir las harinas con el agua y repartir bien los elementos por toda la masa, tapar con un gorro de ducha  y a la nevera. La vamos a dejar dormir toda la noche y mañana más.

A las 11h del día siguiente la saqué de la nevera para que atemperase.

Darle forma  deseada (yo quería pan de molde, es más fácil de hacer las rebanadas que necesito y da menos trabajo para darle forma) y poner en molde o donde sea para que haga una segunda fermentación. Debes enharinar o engrasar el molde para que la masa no se pegue. Suelo ponerla en un molde de los que puedo meter en el horno, así que no tengo que traspasar otro sitio. Tapar con el gorro de ducha o lo que sea y dejar que repose.  Ha estado 3 horas.

Poner piedras en el horno y calentar a 250º.  Una vez el horno esté bien caliente, meter el pan y poner agua sobre las piedras para que hagan vapor. Dejar durante 12 minutos.

Pasado ese tiempo, retirar las piedras y bajar temperatura a 200º y dejar durante 15 minutos.

Luego 190º 30 minutos más y comprobar si está cocido por dentro. Una vez compruebes que está cocido por dentro, desmoldar y poner directamente el pan sobre la rejilla 15 minutos más. 

Una vez finalizado todo esto, dejar el pan dentro del horno apagado y con la puerta cerrada. No tengas miedo que se queme. Se consigue una corteza más crujiente aunque en los panes sin gluten este crujiente en apenas, pero algo es algo. 

Por cierto, para manejar la masa, esta vez no he utilizado harina. Me he empapado las manos con aceite. Ha sido más fácil el manejo  y no se ha pegado apenas a mis dedos.

Coliflor asada especiada





La receta me la inspiró leyendo una receta de webosfritos. Tenía parte de lo necesario pero no todo pero pensé, seguro está buena. Confieso que me encanta la coliflor de todas las formas. Esta, así cocinada queda muy suave de sabor, no notando ese sabor tan característico (y que tanta gente detesta) de la coliflor. Está suave, sabrosa. Muy buena forma de comerla como acompañamiento de otras cosas y que no se apodere del plato o la receta.

Ingredientes
Una coliflor sana (tan grande o pequeña como quieras.
Para la mezcla con la que pintarás las rodajas de coliflor:
  •  miel
  •  mostaza
  • cominos en polvo
  • algo de sal
  • chorro de aove
 
Lava bien la coliflor entera. Antes retira todas las hojas verdes que pueda llevar. 
Corta rodajas de un centímetro (aproximadamente) de grosor. Dispón las rodajas en una fuente adecuada para el horno y recubierta con papel de hornear.
En un  cuenco pon una cucharada de postre generosa de mostaza, un buen chorro de miel (no tengas miedo de que quede dulce. El sabor de la coliflor puede con la miel y con lo que sea), un puñado de sal (poca), una cucharada de café colmada de cominos molidos y un buen chorro de aove. Mezcla todo esto hasta que quede una pasta ligera (si es necesario añade algo más de aceite).
Con una brocha pinta las superficies de las rodajas de coliflor (puedes hacerlo por las dos caras. Yo solo lo he hecho por una y para mi, así está en su punto).
Con el horno precalentado a 180º, introduce la bandeja y deja sobre unos 20´ (vigila por si tu horno es más rápido o lento que el mio). Puedes ver si están cocinadas pinchando una de las rodajas. 

Está deliciosa sola o como acompañamiento. 
La hice como acompañamiento de una tosta de pastrami modosa. Para hacer la tosta solo necesitas una mostaza dulce (puedes utilizar el que has hecho para la coliflor si te ha sobrado. Así lo hice yo) poner unas lonchas de pastrami sobre una rebanada de pan semitostado (va a ir al horno, así que no la tuestes en exceso). Sobre esta rebanada de pan unta la mostaza, las lonchas de pastrami y queso chedar. Poner en el horno para gratinar. Cuando el queso esté fundiendose, ya lo tienes. Realmente esto es una tosta. Realmente lo que se conoce como sandwich de pastrami lleva un montón de pastrami, un montón de queso y dos rebanadas de pan, incluso pan brioche. De ahí que la haya apellidado como 'modosa'.

Espero que la disfrutes.

martes, 7 de diciembre de 2021

Viajes

Fin de semana en Madrid: Espacio 33 

Cuba: octubre de 2019 

Oporto. Octubre 2021 

Pan sin gluten. Mejorando el resultado.




 Pan sin gluten. Después de leer un artículo de mamafermenta.com decidí cambiar un poco su receta con los ingredientes que si tenía en casa. Y volver a utilizar la nevera para evitar el trabajo del amasado tal y como hacía con el pan con gluten. El dejar que lentamente se realice la fermentación durante horas mejora no solo el sabor y resultado de los panes sino que hay un gran ahorro de esfuerzo: el tiempo hace lo que tus manos y brazos deberían realizar. Si no hay prisa, lo mejor es dejar que fermente la masa durante toda la noche dentro de la nevera. El sabor es más profundo, más casero.

Pero vamos a la receta.

INGREDIENTES:

400g mezcla de harinas sin gluten de Mercadona

100g de harina de maiz (maicena)

11g de sal

3g de levadura seca de panadero (de un sobre de 7g, aproximadamente la mitad)

11g de psyllium

gran puñado de semillas: girasol, calabaza, mostaza, etc.

600g de agua tibia


Mezclar todos los ingredientes secos y e irañadiendo el agua lentamente. Mezclar con una espátula. Dependiendo de las harinas, admitirá más o menos agua. En mi caso, ha admitido los 600g sin problema. Una vez mezclados, puedes amasar con una mano para mezclar mejor los ingredientes. 

Una vez bien mezclados, tapar con papel film (utilizco los gorros de ducha de los hoteles que van fantásticos para esto). Dejar como 15 minutos y poner dentro de la nevera. Se puede dejar no más de 24 horas para que no sobrefermente. La he tenido como 16 horas.

Esta mañana me ha recibido una masa bien fermentada, crecida y llena de burbujas. Dejar atemperar unos 20 minutos y formar con ayuda de harina de maiz. En mi caso he formado un rulo para ponerlo en un molde que tenía previamente engrasado y enharinado para que no se pegue el pan. Volver a tapar bien y precalentar el horno a 250º. 

Si tienes piedras volcánicas, ponlas en un recipiente en el suelo del horno para que también se calienten. Si no tienes piedras, puedes utilizar trapos viejos y limpios que pondras dentro de un recipiente adecuado para horno. Con unos 20 minutos el horno estará bien caliente (aunque cada quien conoce su horno y debe saber cuanto tarda en coger temperatura).

Destapar el pan que habrá vuelto a crecer un poco e introducir en el horno. A la vez, echar un vaso de agua sobre el recipiente de las piedras (o los trapos). y cerrar el horno. Esto hará que se produzca vapor que mejorara el horneado del pan. Si no pones vapor, no pasa nada.

Pasados unos 10/12 minutos, retirar el recipiente con las piedras y bajar la temperatura a 200º. Hornear durante 30 minutos. Por último, desmoldar y seguir horneando 15 minutos más a 180º o hasta que al golpear el revés del pan, suene a madera, a toque de puerta (indicio que está bien horneado).

Si dejas que se enfríe dentro del horno con el horno apagado y la puerta semiabierta, la corteza será mucho más crujiente.


lunes, 8 de noviembre de 2021

Receta rápida de garbanzos.




 La receta la vi en Gipsy chef (si no lo conoces, cosa que dudo, no te lo pierdas. Recetas rápidas, ocurrente y sabrosas). Le he realizado modificaciones porque no tenía todos los ingredientes y porque, como todo el mundo, tengo manías. El resultado ha sido fantástico (está mal que sea yo quien lo diga pero... fantástico) y diferente para lo que suelen ser los garbanzos en guiso. Además es rápido y como ya van apeteciendo los platos de cuchara, pues eso. Eso si, receta para amantes de las legumbres y, en especial, de los garbanzos.

INGREDIENTES.

Bote de garbanzos cocidos

Tomatitos cherry

Tomate secos hidratados en aceite

puerro

ralladura de limón

aceite, sal, comino en polvo, azúcar, agua.


Dado que tengo especial manía al ácido de los tomates (me pueden estropear un plato delicioso. Lo detecto hasta en la nariz y no lo soporto) lo primero ha sido endulzar los tomatitos cherry. Poner en una sartén un poco de aceite de oliva virgen extra (aove)y darles unas vueltas a los tomatitos bien lavados junto a una pizca de sal, mucho comino en polvo y azúcar (la cantidad que desees para quitar el ácido del tomate. Puedes utilizar otro endulzante o cosa que endulce. Si no te molesta el ácido del tomate, sáltate este paso). Taparlos para que suden y se ablanden. Reservar.

En una sartén limpia poner un chorrito de aove y saltear puerro cortado bien pequeño, con un poco de sal, hasta que transparente. Mientras, habrás escurrido y lavado los garbanzos cocidos (lávalos bien para quitar el sabor a conserva). Cuando el puerro esté transparente (me gusta que cruja un poco al morderlo) añadir los garbanzos junto a una pizca de sal y más comino en polvo (para mi, garbanzos y comino siempre van juntos).

Cortar los tomates secos hidratados en aceite en tiras finas. Añadirlas a la sartén del puerro y los garbanzos. Probablemente tengas que añadir un poco de agua (un chorrito, como 50ml) para que queden algo caldositos. Dejar cocer durante unos 10 minutos para que se mezclen los sabores.

Añadir los tomates cherry (si te has saltado el paso de endulzarlos, tendrás que cocinar los cherrys cuando  comiences con el puerro para que se vayan ablandando) y dejar cociendo unos 5  minutos más.

Y ya está. Rallar un poco de piel de limón para aligerar el plato (lo cierto es que le hubiera ido muy bien añadir gremolata:  ralladura de limón y perejil cortado bien pequeño o, inlcuso, cilantro pero no tenía ni perejil ni cilantro). 

Si además los acompañas con este vino blanco valenciano de Moixent, Sant Pere Vinyes Velles blanc de la cooperativa de Moixent (que me tiene enamorada) estos garbanzos fáciles de hacer,  se convierten en una comida de domingo.

sábado, 23 de octubre de 2021

Pan sin gluten, frutos secos y pasas.


Segundo pan sin gluten que me sale algo más bueno. Además este se nota que es más ligero. Sólo al cortarlo se nota que hay más aire lo que lo hace más esponjoso y ligero (menos mazacote). Habitualmente sale una miga muy apelmazada lo que lo hace un pan pesado y denso.  Hace años que hago pan, Me encanta amasar y tocar la harina, la masa fermentada. Pero ahora, por indicaciones médicas tengo que tomar sin gluten. Es más engorroso de hacer y hay que añadirle más elementos para que, primero, se aglutine la masa (y no se desmigue) y que tengo una textura parecida al pan normal.
De una receta que existe en un grupo de facebook donde hacen pan sin gluten con panificadora (no tengo panificadora y no voy a comprar un artilugio más)  he hecho un apaño porque no tenía bastante mezcla de harinas sin gluten. 
 
Mi receta ha sido:
350 gr mezcla harinas sin gluten Mercadona
150gr harina maíz blanca
350ml agua templada
150gr agua templada+8gr levadura seca+cucharada café azúcar (dejar espumar)
60gr psyllium (es un aglutinante de los necesarios para que no se desmigue)
8gr sal
30ml aove
70gr mezcla frutos secos para ensaladas
Primero los líquidos y mientras se miden en resto, dejar que la levadura con agua y azúcar comience a espumar. Es imprescindible dejar que la levadura comience a fermentar. Se ayuda con el azúcar.
Mezclar todo. Lo último las sal y los frutos secos.
Mezclar bien y dejar levar. Ha estado 3 horas.
Formar un rulo y poner en molde dónde se va a hornear. Dejar levar. 45 minutos.En rsta segunda fermentación he perdibido que aún crecía por lo que me he decidido a hacerle un corte centrar y ver qué ocurría (desde luego no esperaba que greñara. Apenas he conseguido una buena greña con los panes normales. Menos lo iba a conseguir con esta masa)😕

Al horno precalentado a 200 grados 15 minutos
185 grados 35 minutos
14 minutos 185 grados fuera del molde
Dejar enfriar dentro del horno con puerta cerrada. Así se consigue que la corteza quede algo más crujiente. 
El resultado me ha parecido bueno aunque mejorable. Tenía más gas, por lo que era menos pesado, más ligero, se notaba ya al cortarlo. Y si, me he pasado con la harina por encima (se me ha caido el bote y he quitado la que he podido 😂).
Y bueno, seguiré intentando mejorar la receta. 😁